La cultura del vino a lo largo de la historia

cultura del vino en ciudad real y toledo

Como en esta revista nos gusta el vino, las bebidas espirituosas (todo con moderación claro) y su cultura, vamos a hacer un breve repaso por la historia de la cultura del vino. Comprobaremos juntos que el amor que nuestra civilización profesa por sus caldos no es nuevo, viene de bien lejos y nos acompaña a lo largo de muchos de nuestros pasos por el planeta.

Si te interesa el vino y su cultura, sigue leyendo.

Cultura del vino ya en tiempos de los griegos

La cultura del vino es anterior a la época de los romanos; en la Grecia clásica, el vino era admirado y declamado por poetas, historiadores y artistas, apareciendo con frecuencia en las obras de Esopo y Homero. En Grecia, el vino se consideraba como privilegio de unas clases acomodadas que bien sabían lo que valía un buen caldo. Diónisos, el dios griego del vino representaba en sus dos cara de la misma moneda, no sólo el poder embriagador del vino, sino también sus influencias sociales y benéficas. Se le consideraba como el dios promotor de la civilización, la longevidad, y amante de la paz, ahí es nada. De igual forma era considerado el santo patrón de la agricultura y del teatro, fíjate que dos cosas tan dispares. De hecho, de acuerdo con el historiador Tucídides “las gentes del Mediterráneo empezaron a emerger del barbarismo cuando aprendieron a cultivar el olivo y la vid”.

La bodega en casa

Los romanos como grandes difusores de los beneficios del vino

El vino ha venido evolucionando como parte de la vida, de la cultura y de la alimentación europea desde hace siglos. La elaboración del vino viajó y se extendió por toda la cuenca mediterránea a las espaldas de la infantería romana y su expansión como imperio. Es en esos tiempos cuando se establecieron muchas de las principales regiones vinícolas que aún existen en la actualidad. Y ya en aquellos tiempos, la elaboración del vino era un oficio muy preciso que fue promocionando el continuo desarrollo de nuevas variedades de uva y de nuevas técnicas de cultivo. Fueron apareciendo así las barricas para la reserva y el necesario transporte del vino a otras regiones en busca de compradores. Además de las botellas que se utilizaron en ese entonces por primera vez e incluso la creación de un rudimentario sistema de denominación de origen. Según iban adquiriendo reputación algunas de las regiones de producción de vinos. Al tiempo y según se iban refinando progresivamente la artes de producción de los distintos vinos, fueron incrementándose la famas de los mismos. Las tabernas de vino pasaron entonces a ser un elemento común de todas los asentamientos importantes del Imperio Romano.

El arte de la viticultura se extiende por Europa

Con el paso de los años (más bien de los siglos), el arte de elaborar vino se fue extendiendo en Francia, España, Alemania y parte de Gran Bretaña. En esa lejana época, ya se consideraba el vino como una parte muy importante de la alimentación diaria. Los habitantes de esas zonas y esas épocas ya empezaron a apreciar los vinos más fuertes y de más carácter. El gusto, el hábito, la apreciación del consumo de vino en Europa se afianzó definitivamente con la Edad Media, en parte también porque beber agua todavía no era seguro. El vino era por lo tanto la alternativa preferida para acompañar las comidas. En términos socio económicos, la viticultura y la vinicultura avanzaron gracias a la labor de los monasterios repartidos por el continente, donde nacieron algunos de los viñedos más selectos y requeridos de Europa. Un ejemplo claro son los monjes benedictinos que fueron unos de los productores de vino más importantes de Europa, con viñedos en las regiones de Champagne, Borgoña y Burdeos, además de presencia en las regiones alemanas del Rín y de Franconia. Las clases nobles y los comerciantes bebían vino en cada comida y tenían sus bodegas bien abastecidas. El pan en las mesas de sus siervos podía faltar, pero si no veías vino en las casas acomodadas algo iba mal sin duda.

Durante el siglo XVI empezó por fin a apreciarse el vino como una alternativa más refinada que la cerveza y a medida que se fueron diversificando los productos de la vid, los consumidores empezaron a valorar la variación de sus hábitos de consumo, y la gente empezó a comentar las ¿debilidades? virtudes del vino con mayor entusiasmo que en tiempos pretéritos. Como ejemplo representativo decir que en la inglaterra Isableina, se escribía esta fras:

El buen vino es una jovial criatura, si de él se hace buen uso.

Shakespeare

Deja caer hábilmente sobre el consumo indebido del vino en aquel entonces. Es durante esa época que se empezó a disponerse de agua potable en Londres, un progreso que trasladó el sector del vino a una nueva era.

La mejor época para el desarrollo del vino (mejorando lo presente claro)

Los adelantos tecnológicos, como el mencionado del agua potable y las mejoras de las técnicas de producción del vino introducidas durante los siglos XVII y XVIII desembocaron en la elaboración de vinos mucho más refinados. Se empiezan a utilizar las botellas de vidrio y se inventan los tapones de corcho. El auge del sector del vino francés se inicia en este periodo de tiempo, al darle los comerciantes de los Países Bajos, de Alemania, Irlanda y Escandinavia un reconocimiento particular a los vinos de la región de Burdeos. Esta región francesa comerciaba con el vino a cambio de café y otros productos codiciados procedentes del Nuevo Mundo; este mercado contribuye a reforzar el papel del vino en el entonces emergente comercio mundial.

Si bien el siglo XIX es considerado como la edad de oro del vino en muchas regiones, ello no fue sin tragedia, como casi todo en la historia de la Humanidad. Efectivamente, alrededor de 1863, muchas viñas tuvieron una enfermedad causada por la filoxera, un insecto que les extraía el jugo hasta las raíces, secando la planta. Cuando se descubrió que las viñas de América eran resistentes a la filoxera, se decidió plantar viñas americanas en las regiones francesas afectadas. Así se originó una uva híbrida que contribuyó a obtener una mayor variedad de vinos. Fue en ese entonces cuando unos productores de vino se trasladaron a la región de Rioja, en el norte de España y enseñaron a los españoles a elaborar vino con sus variedades de uva locales. Empieza a nacer la industria del buen vino en España.

La cultura del vino hoy

Durante los últimos 150 años, la elaboración de nuestro caldo favorito ha evolucionado considerablemente como arte y ciencia que es:

  • Con el acceso a la refrigeración, las bodegas han podido controlar fácilmente la temperatura y los procesos de fermentación y producir vinos de alta calidad en regiones de clima cálido.
  • La introducción de maquinaria para la recolección ha propiciado la extensión y la mayor eficacia de las viñas.
  • Claro que el sector del vino debe afrontar el reto de satisfacer la demanda de un creciente mercado sin perder el carácter individual de sus vinos, la tecnología contribuye a asegurar una oferta uniforme de vinos de calidad.
  • La apreciación que se tiene actualmente del vino es un tributo pagado al arte milenario de la elaboración del vino. Demuestra sin duda la importancia del vino en la historia y en la diversidad de la cultura europea.

Para nosotros desde luego que la degustación de un buen vino está a la altura de los mejores ratos que te puedan dar otros actos culturales como la gastronomía, la música, el cine o el teatro. Acompáñalo de una buena conversación y tendrás una velada definitiva.

Hasta aquí llega nuestro artículo de hoy, esperamos haberte entretenido y haberte abierto el apetito en cuanto a cultura de vino se refiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *